«Educar a alguien significa enseñarle a vivir»

Entrevista a Raül Adames, Director de la Escuela Abat Oliba Loreto.

Especial La Vanguardia

Con más de 30 años de trayectoria educativa, el colegio concertado Abat Oliba Loreto cubre toda la etapa escolar, con 1.300 alumnos  desde los cero años hasta Bachillerato. Manteniendo desde sus orígenes los principios de la educación cristiana, su día a día transcurre formando equipo con las familias para que la formación que reciben sus alumnos sea lo más completa y coherente posible. Perteneciente al conjunto de centros educativos de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), recientemente ha inaugurado un nuevo edificio dedicado a la etapa de pre- infantil (P0-P1-P2).

¿Cuál debería ser el principal objetivo de la educación?

Educar a alguien significa enseñarle a vivir. Por ello, la educación es la introducción en el significado de la vida. En un mundo tan cambiante, creemos que además de enseñarles habilidades técnicas hay que aportar a los alumnos capacidad de juicio crítico en torno a lo que les rodea, de manera que puedan adaptarse a los cambios. Eso se consigue con un sólido proyecto intelectual y estudiando muy a fondo las materias. Cuando esa base es firme hay fundamento para gestionar bien el cambio.

Para el equipo de la Escuela Abat Oliba Loreto, además de la parte de formación académica, es fundamental ayudar a nuestros alumnos y alumnas a desarrollarse como personas, con madurez afectiva y capacidad para entender y ser libres: personalidades firmes que deciden lo que es bueno o no para sus vidas. Personas, además, con un sentido trascendente de la vida.

¿Qué papel debe tener la escuela? ¿Y las familias?

La educación no es neutra, por eso las familias deben buscar un colegio para sus hijos que se adecúe a su manera de educar, que coincida el máximo posible con su enfoque, pero entendiendo que solo podemos educar si estamos dispuestos a ser educados: quien crea saberlo todo difícilmente podrá educar. Cuando todos remamos en la misma dirección, se consigue

realmente una educación integral. Por eso, la vinculación profesor-alumno y escuela-familia es la base sobre la que construimos nuestra propuesta educativa. Si todos trabajamos juntos, ayudaremos a sus hijos a crecer.

¿Qué aspectos son prioritarios en la formación de las etapas de Infantil y Primaria?

En Educación Infantil es clave el vínculo emocional. Los alumnos se encuentran en un momento de descubrir el mundo y hay que saber encauzar su curiosidad hacia el saber. Orientados a ese objetivo, es fundamental que los niños y niñas se sientan queridos, acogidos y seguros. En ese ambiente los aprendizajes surgirán de manera natural. Ya en la etapa de primaria, por ejemplo, nos parece fundamental que los alumnos además de aprender a

leer, sepan utilizar la lectura como medio para aprender y además disfruten leyendo. Ahí el papel del profesor es clave para conseguir que los alumnos adquieran buenos hábitos y descubran el gusto por la lectura, proponiendo buenos libros y buscando diferentes fórmulas para llegar a todos los alumnos. Otro aspecto clave en las etapas iniciales es aprender a trabajar con otros compañeros porque, cuando se trabaja en grupo, se aprovechan las capacidades de los demás, incluidos aquellos alumnos con mayores dificultades.

Esencial el papel del claustro…

Sí. Es necesario que exista un claustro fuerte, integrado por profesores que sepan de la materia que imparten, pero que además entiendan que cada día que vienen a clase pueden cambiar la vida de sus alumnos, para bien o para mal. Todos recordamos algún profesor que nos marcó en la infancia. Eso para mí es lo que define la vocación educativa. El colegio no lo forman las paredes sino el equipo de profesores, un equipo con valores humanos fuertes, que trabaja unido y con una mirada conjunta buscando el bien del alumno. Tenemos la suerte de contar con algunos profesores que también imparten clases en la Universidad Abat Oliba CEU con la riqueza que esto supone.

¿En qué aspectos formativos se debe hacer mayor hincapié en la etapa de Secundaria?

Creemos que todos los aprendizajes, conocer a fondo las materias desde matemáticas a filosofía, son muy interesantes. Sin embargo, en los últimos años ha habido una tendencia a fijarse más en la metodología que en el contenido. Y el contenido se debe transmitir, porque si solo hay metodología el alumno se aburre. Por ello, es importante buscar formas de trabajar que permitan a los alumnos sentirse retados a aprender y buscar la metodología necesaria para que eso se dé ¿Se trata de innovar? No siempre. Algunas innovaciones pueden resultar desastrosas para el sistema educativo y los alumnos no son conejillos de indias. Lo que hay que plantearse es qué puedo hacer para que mis alumnos aprendan más. Por eso, el equipo directivo y el claustro proponen aquellas innovaciones que consideramos que van a ser buenas para nuestros alumnos pero manteniendo una continuidad en la forma en la que les educamos y formamos. No buscamos cambios antagónicos sino aquellos que nos permitan mantener la coherencia con lo que venimos haciendo.

¿Y en Bachillerato?

A veces pienso que se ha perdido un tanto el foco centrándonos en que lo fundamental en esa etapa es únicamente aprobar la selectividad, cuando lo realmente importante es preparar a los alumnos para el mundo universitario, con autonomía a la hora de estudiar y una madurez trabajada previamente. En nuestra escuela ofrecemos todas las modalidades del Bachillerato actual y el formato de Bachillerato Dual que da la posibilidad de cursar online algunas asignaturas más para obtener el título equivalente estadounidense. Eso sitúa a nuestros alumnos en una posición muy ventajosa para estudiar en EE.UU. en el futuro.

¿Qué retos principales tiene la escuela hoy en día?

La caída de la natalidad ha obligado a todos los colegios a espabilar: el colegio que funciona bien es el que ha profundizado en su modelo educativo y lo tiene bien perfilado, porque los padres se decantan por el que les parece más acorde a la realidad de sus hijos. Cuando un padre matricula a su hijo o hija en una escuela lo hace porque tiene buenas referencias y porque les gusta cómo son los chicos y chicas que se educan en ella. Ese el reto: las familias son nuestro principal embajador.

Por otra parte, nuestro reto con nuestros alumnos es prepararles para un mundo cada vez más tecnológico, con dominio de lenguas extranjeras (nuestro proyecto es trilingüe) y trabajar aspectos que no son menores, como puede ser la habilidad para hablar en público. En este sentido, realizamos diferentes intercambios internacionales con París, Irlanda y EEUU.

¿En qué principales proyectos trabajan actualmente?

Desde hace tres años venimos trabajando en el proyecto Work Experience: estancias que nuestros alumnos y alumnas realizan en empresas, en áreas por las que se sienten atraídos. También colaboramos con un programa de voluntariado con el Hospital Sant Joan de Déu, tenemos un club de lectura, un club de debate, una revista literaria… Iniciativas pensadas para que nuestros alumnos puedan dar un paso más en su formación integral. Y con la asignatura Home Economics intentamos introducir a nuestros alumnos en el mundo de la iniciativa emprendedora. Es importante que desde jóvenes sean proactivos a la hora de emprender. No se trata de que las soluciones vengan siempre desde fuera sino de encontrar nuevas soluciones para el mundo.

Especial La Vanguardia: Mejores centros educativos de Catalunya

Entrevista a Raül Adames, Director del Colegio Abat Oliba Loreto 

LINK a la publicación: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *