LA SAGRADA FAMILIA: UN MISTERIO

en

¿Quién no ha paseado por Barcelona y ha contemplado la Sagrada Familia? La mayoría de las veces, un paseo obligado cuando acompañamos a familiares o amigos que nos visitan desde otras ciudades. Este era mi caso hasta este curso, en que he compartido junto a los alumnos de 1º de bachillerato la experiencia de adentrarnos en su significado profundo.

Esto no hubiera sido posible sin la pregunta que nos transmitió Joan y que era clave para Gaudí cuando emprendía una obra: ¿Quién va a vivir ahí? La respuesta parece obvia: Dios. Sin embargo, esta respuesta engarza la verdadera interpelación que será el motor de todo: ¿Quién es Dios? De ahí que un proyecto para 10 años se convierta en uno vital y congregue a tantos a su alrededor durante tanto tiempo. Una expresión arquitectónica de Fe, de Belleza y de Verdad. Una vocación por la que uno lo deja todo y da su vida. Una vocación que sólo Dios sabe por dónde llegará.